Curiosamente - Por el placer de aprender

¬°El mundo no es como lo pintan! - CuriosaMente 77

¬ŅSi te dijera que el plano del mundo que has conocido toda tu vida no es correcto? ¬°Los mapas est√°n equivocados! El mundo no es como lo pintan.

Para empezar, algunos aspectos del Mapamundi que damos por sentados, son completamente arbitrarios.

Estamos acostumbrados a ver a Am√©rica a la izquierda y a Asia a la derecha. A toda esta parte le llamamos ‚ÄúOriente‚ÄĚ y a esta otra ‚ÄúOccidente‚ÄĚ. Pero el mundo es una pelota, y su superficie no tiene orillas; as√≠ que para los americanos, Asia queda hacia el occidente, y Europa al Oriente. Lo que pasa es que hemos adoptado una convenci√≥n en la que Europa queda en el centro del mapa. Y claro, como ellos dise√Īaron los mapas‚Ķ

Y es que cada civilizaci√≥n ha tenido la man√≠a de creerse el centro del mundo. El primer ‚Äúmapamundi‚ÄĚ lo hicieron los babilonios por el a√Īo 500 antes de Cristo. Y por supuesto que Babilonia est√° en el centro del mapa. Los chinos le llaman a su pa√≠s Zhonggu√≥ ¬Ņqu√© crees que significa? ‚ÄúEl pa√≠s de enmedio‚ÄĚ. Y en la Edad Media, cuando el cristianismo despuntaba, se pintaban los tres continentes conocidos en torno a Jerusal√©n.

A partir del siglo XV se explora todo el mundo y los mapas se vuelven más exactos. En la actualidad, gracias a las imágenes satelitales y otros avances tecnológicos, el mapa de la superficie de la Tierra es prácticamente exacto… excepto cuando lo tenemos que representar en un plano.

Si dibujas un cuadrado peque√Īo en una naranja, notar√°s que tiene una curvatura, pero tan peque√Īa no importa mucho. Podr√≠amos dibujar un mapa plano de esa ‚Äúparte del mundo‚ÄĚ sin problemas. Pero si ese cuadrado es m√°s grande, te dar√°s cuenta de que es imposible dibujar una l√≠nea realmente recta en una superficie esf√©rica. ¬ŅC√≥mo convertir la esfera en un mapa plano, en un ‚Äúplanisferio‚ÄĚ? Si pelas la naranja para convertir la c√°scara en un plano, te dar√°s cuenta de que las figuras o se despedazan o se deforman.

La soluci√≥n a la que han llegado los cart√≥grafos es hacer lo que se denomina ‚Äúproyecciones‚ÄĚ. Y se pueden hacer de muchas maneras. En el siglo XVI el ge√≥grafo Gerardus Mercator invent√≥ la proyecci√≥n m√°s conocida que usamos hasta ahora. Proyect√≥ matem√°ticamente las figuras de la esfera en un cilindro. Este m√©todo conserva las formas de los continentes, pero no las √°reas. Los pa√≠ses cerca del ecuador se achican en comparaci√≥n con los que quedan lejos del ecuador. Hace parecer que Groenlandia, por ejemplo, es tan grande como todo el continente africano, cuando en realidad representa una fracci√≥n muy peque√Īa de su √°rea. La proyecci√≥n de Gall-Peters respeta los tama√Īos relativos. Si tienes tiempo, visita ‚Äúthetruesize.com‚ÄĚ, que es un mapa interactivo donde puedes comparar el tama√Īo real de tu pa√≠s con el de otros pa√≠ses del mundo.

Como la de Mercator y la de Gall-Peters, hay muchos tipos de proyecciones: todas privilegian alg√ļn aspecto, pero sacrifican otro: ninguna est√° libre de error.

La manera como se construyeron nuestros mapas, como tantas otras convenciones, se debe a la conjunción de tecnología, política y casualidad.

Por ejemplo ¬Ņpor qu√© el Norte est√° arriba? Si la Tierra est√° en el espacio, donde no hay arriba ni abajo, los mapas podr√≠an estar en cualquier direcci√≥n. Los primeros mapas egipcios, por ejemplo, ten√≠an el sur arriba, seguramente porque les parec√≠a l√≥gico que el Nilo, que corre de Sur a Norte, fluyera de arriba a abajo. Igual que en antiguos mapas musulmanes: la mayor√≠a viv√≠an al norte de la meca, as√≠ que La Meca (el sur) deber√≠a estar arriba. En algunos mapas medievales, lo que est√° arriba es el oriente, donde se pensaba que estaba el para√≠so. Si el Norte acab√≥ arriba fue porque Ptolomeo, un ge√≥grafo greco-egipcio del siglo primero, posiblemente us√≥ la estrella polar para hacer la proyecci√≥n (c√≥nica) de su mapa. Ptolomeo fue el primero que traz√≥ las l√≠neas de longitud y latitud. Este sistema fue abandonado por mucho tiempo, pero cuando lleg√≥ la Edad de la exploraci√≥n, los navegantes y cart√≥grafos como Enrique Martelo o el mismo Mercator, encontraron √ļtil el sistema de Ptolomeo. Y como la imprenta se acababa de inventar, la idea de ‚Äú¬°Arriba el Norte!‚ÄĚ, se propag√≥ r√°pidamente. Y si de paso eso dejaba a las naciones poderosas en una posici√≥n ‚Äúsuperior‚ÄĚ, pues no se iban a quejar.

Una de las proyecciones m√°s recientes y m√°s interesantes es el Authagrafo, dise√Īado por el arquitecto japon√©s Hajime Narukawa: es fiel tanto a los tama√Īos de las √°reas como a sus formas. Y adem√°s de que se puede armar en mosaico para reflejar la continuidad del globo, tiene la ventaja de que no le da la ‚Äúsuperioridad‚ÄĚ a ning√ļn pa√≠s. ¬°Curiosamente!

¬ŅQu√© piensas de este tema? D√©janos tus comentarios y suscr√≠bete a nuestro canal Y s√≠guenos en Instagram, Facebook y Twitter.


Comentarios