Curiosamente - Por el placer de aprender

¿Por qué amamos la música? (con Valentina González) - CuriosaMente 74

¡Ah, la música!  Ha estado presente en la humanidad desde el inicio y nos acompaña en toda nuestra vida, exaltando nuestras emociones…


¿Por qué amamos la música?

No hay un área del cerebro especializada en comprender la música, sino que apreciarla es una “función superior” que articula muchas regiones del cerebro. La neurocientífica Valorie Salimpoor, a partir de un experimento realizado en McGill College, descubrió que cuando escuchamos música que nos gusta, un área llamada “núcleo accumbens” se conecta con el hipocampo (relacionado con la toma de decisiones) y con la amígdala (el centro de las emociones). Durante la experiencia, el cerebro se inunda de dopamina, la “hormona de la recompensa” que se libera también con estímulos como el sexo, ciertas drogas o la comida deliciosa: escuchar música puede ser adictivo.

Pero ¿por qué reaccionamos así sólo con la música y no con cualquier sonido? Nuestra afición tiene que ver con el reconocimiento de patrones: cuando escuchamos estructuras musicales y somos capaces de predecir lo que sigue, el cerebro se da una recompensa a sí mismo. Pero si los patrones son demasiado predecibles, se pierde el reto y no hay recompensa. Por eso nos gusta oír piezas musicales nuevas, pero que de alguna manera sean similares a los patrones que ya conocemos.

¿Cómo se construyen esos patrones? Invitamos a la artista de la voz Valentina González para que nos explique. ¡Hola Valentina!


VALENTINA

¡Hola Javier! ¡Hola, mentes curiosas! Son muchos los elementos que componen una pieza musical, como la armonía, el timbre o el volumen. Los dos más relacionados con los patrones musicales son el ritmo y la melodía.

El ritmo es la manera en que los sonidos fuertes, los débiles y los silencios, se organizan en el tiempo.  Escucha lo siguiente:

Aunque lo hayas oído por apenas unos segundos, estoy segura de que podrás predecir el patrón ¿lo intentamos juntos?  ¿Puedes sentir esa dosis de dopamina en tu cerebro?

La melodía está formada por una sucesión de tonos o notas . Algo curioso: para reconocer una melodía, nuestra mente no recuerda tan fácilmente las notas específicas como los intervalos, o sea las distancias entre los tonos.



Escucha esta breve melodía


Aunque cambiemos las notas específicas, reconocemos la melodía si mantenemos los intervalos, o sea la relación entre las notas.


Estas secuencias forman frases que, con variaciones, se repiten, formando patrones. Veamos si puedes reconocer el patrón de esta melodía y completar la nota que falta. ¡Canta conmigo! Repite el tono que yo cante y veamos si adivinas el tono que falta.

¿Lo lograste? ¡Felicidades, te has ganado una dosis de dopamina!

Pero ¿por qué el cerebro se recompensa por reconocer y componer patrones musicales?


JAVIER

Según Darwin, la música podría jugar un papel importante en la búsqueda de pareja. Después de todo, los patrones sonoros les funcionan así a muchos animales: los grillos, los pájaros y las ranas. Por no hablar de las estrellas de rock…


VALENTINA

O quienes llevan serenatas…


JAVIER

Más recientemente, se ha sugerido que el reconocimiento de patrones en sí mismo es una herramienta valiosa para detectar depredadores o encontrar comida: o sea, nuestra mismísima supervivencia, por lo que reforzar esa habilidad, usando la música, sería vital.


VALENTINA

Por otro lado, somos una especie altamente social, y la música y la lengua están íntimamente vinculadas a nuestra imperiosa necesidad de comunicación. Mucho de lo que no se puede decir con palabras, se puede expresar mediante la música.


JAVIER

Por nuestra misma naturaleza social, la música juega un papel importante en la formación de comunidades. Los himnos nacionales, los cantos de la iglesia o las porras de los equipos de fut bol son ejemplo de esto. Y, en la vida cotidiana, nos identificamos con aquellos que disfrutan el mismo tipo de música que nosotros.


VALENTINA

¡La música es un universo vastísimo! lo que conocemos como música occidental, con sus escalas, tonalidades y rítmicas, es sólo una pequeña parte del espectro musical universal: Por ejemplo, mi escala favorita de Música Clásica del Norte de la India es esta vamos de Do a Do pero con dos semitonos inesperados en el camino que no acostumbramos en la música occidental, al escucharlo viajamos a algún país lejano.

En el flamenco existen “palos” o subgéneros que tienen patrones rítmicos muy especiales como el de 12 tiempos.

En un plano más filosófico, crear música es lo más extraordinario que conozco, poder dar vida a algo que no existía con notas que nacieron de los sonidos de la naturaleza de la cual venimos todos. Hay algo de divino en componer música!


JAVIER

En todo caso la música es de esos aspectos de la vida que, aunque aparentemente no tienen una utilidad, tienen la función más importante: hacernos más humanos. ¡Curiosamente!


Te invitamos a visitar el canal de Valentina González y su página web www.valentinagonzalez.com.mx para que conozcas su hermosa música. ¡Y no olvides también suscribirte a CuriosaMente!




-------------------


















Escaleta

  1. Cold opening

  2. Explicación neurológica

  3. Patrones en la música

    1. Ritmo

    2. Armonía

    3. Melodía

      1. Escalas (y La 440)

      2. Intervalos y modos tonales

  4. Razones evolutivas

    1. Reconocimiento de patrones

    2. Selección sexual

  5. Razones sociales

    1. Búsqueda de la comunicación

    2. Formación de grupos

  6. Cierre

    1. No dejarle la música sólo a los profesionales

    2. El esfuerzo creativo nos hace parecernos a la naturaleza



------------------------------

Contenidos


  1. El primer instrumento musical (piedras de hace 165,000 años, una flauta de hace 67, mil años)

  2. Nadie lo sabe con precisión. Nobody really understands why listening to music — which, unlike sex or food, has no intrinsic value — can trigger such profoundly rewarding experiences.

  3. No hay un “centro musical” en el cerebro es un proceso de alto orden distribuido.

  4. A 2001 experiment at McGill College used brain scans to study the neural mechanics of the goosebumps that great music can sometimes induce. They found that the brain structures activated are the same regions linked to other euphoric stimuli, such as food, sex and drugs. their brains flooded with dopamine. Valorie Niloufar Salimpoor

  5. It turns out that connections between the nucleus accumbens and several other brain areas could predict how much a participant was willing to spend on a given song. Those areas included the amygdala, which is involved in processing emotion, the hippocampus, which is important for learning and memory, and the ventromedial prefrontal cortex, which is involved in decision-making.

  6. Preferencias: lo que se ajusta a los patrones que ya reconoces, aunque “New music is presumably rewarding not only because it fits implicitly learned patterns but because it deviates from those patterns, however slightly,”

  7. Music, she says, is an intellectual reward

  8. This, Meyer argued, is what music does too. It sets up sonic patterns and regularities that tempt us to make unconscious predictions about what’s coming next. If we’re right, the brain gives itself a little reward – as we’d now see it, a surge of dopamine. Not enough, and the music is dully predictable, as nursery tunes seem to adults. Too much, and we can’t develop any expectations at all – which is why many people struggle with modernist atonal music.

  9. EVOLUCIÓN: t David Huron of Ohio State University, but perhaps once it did. Making predictions about our environment – interpreting what we see and hear, say, on the basis of only partial information – could once have been essential to our survival,

  10. ***We all know that music has this direct line to the emotions:  “Composers can fashion passages that manage to provoke remarkably strong emotions using the most innocuous stimuli imaginable.

  11. MElodía, Armonía y ritmo

  12. emotion in music will be primarily culturally specific. In order to have any expectations about where the music will go in the first place, you need to know the rules – to appreciate what is normal. This varies from one culture to another. Western Europeans think simple rhythms like waltz time are “natural”, but Eastern

  13. Our emotional response to music may be conditioned by so many other factors too – if we are hearing it alone or in a crowd, for example, or if we associate a particular piece with a past experience, good or badEuropeans dance happily to metres that sound extraordinarily complicated to others.

  14. Diferentes culturas tienen diferentes escalas y diferentes afinaciones

  15. El caso del LA 440.

    1. El oído humano es capaz de percibir frecuencias sonoras entre los 20 Hz y los 20 KHz. Este espectro audible lo dividimos en 10 secciones llamadas octavas. La octava es el intervalo entre dos sonidos que tienen una relación de frecuencias igual a 1:2 y que corresponde a doce notas de una escala musical cromática.

    2. INFLACIÓN SIGLO XVII

  16. In Western music, the major mode is typically used to convey excited, happy, bright or martial emotions, whereas the minor mode typically conveys subdued, sad or dark emotions. Recent studies indicate that the differences between these modes parallel differences between the prosodic and spectral characteristics of voiced speech sounds uttered in corresponding emotional states.

  17. Lack of musical participation is both a cause and symptom of our unhappiness, and it demonstrates the failure of modern civilization to meet our emotional needs. In other human societies, probably in most of them throughout our deep history, music has always been a part of daily life, on a level with cooking or gossip. We would be wise to restore routine music-making to its proper place in the center of our lives.

  18. ¿Selección sexual? Darwin, Rockeros promiscuos y serenatas

  19. It is my opinion that music is an extension (or furtherance) of the human predisposition and yearning for language and communication, and that it also works alongside our urge to form into groups with others of our species. “LA CONEXIÓN QUE SE SIENTE EN UN CONCIERTO” ESA CANCIÓN QUE CANTAS CON TU GRUPO DE AMIGOS. UN HIMNO NACIONAL. SENTIDO DE PERTENENCIA the sales experts at Sony/BMG, did extensive studies to determine why people buy the kinds of music they buy. The topmost determinant, by a large margin: People purchase a particular artist or genre because that’s what their friends are listening to.

  20. Creative endeavors can make us feel more a part of and more akin to the wonder and majesty of our natural surroundings. By consciously doing things that are remotely similar to the way mother nature works.

Comentarios