Curiosamente - Por el placer de aprender

Teoría de la evolución

Una de las ideas científicas más controversiales es, sin duda, la teoría de la evolución. A pesar de estar basada en sólidas evidencias, después de más de 150 años de haber sido propuesta por Charles Darwin y Alfred Russell Wallace, sigue siendo blanco de objeciones por parte de quienes la comprenden poco o la malinterpretan. A continuación, las 5 preguntas más frecuentes que se presentan como “refutaciones” de la teoría de la evolución.

Pregunta uno: ¿Es verdad o es sólo una teoría?
En nuestro lenguaje cotidiano usamos la palabra “teoría” como sinónimo de “hipótesis”: una proposición que no ha sido comprobada. Por ejemplo: “En teoría el autobús pasa a las 4 en punto, vamos a ver si es cierto”. Pero en lenguaje científico, el término “teoría” es otra cosa: es una explicación lógicamente coherente en la que cada uno de sus elementos está basado en evidencia medible y comprobable. 

Ejemplos de teorías científicas son: la teoría microbiana de las enfermedades, que postula que muchos problemas de salud se deben a microorganismos; la teoría atómica, que señala que toda la materia está formada por átomos; la teoría de la deriva continental, que ha demostrado que los continentes se mueven y cambian de forma lentamente. Todas basadas en evidencia y ampliamente aceptadas como verdaderas.La teoría de la evolución ha sido confirmada y enriquecida con los descubrimientos que de ciencias como la genética, la geología, la paleontología, anatomía, embriología, y más.

Pregunta dos: si descendemos del mono ¿por qué aún hay monos?
En primer lugar, NO descendemos de ninguna especie de mono o simio actual. Los humanos y los chimpancés y bonobos, nuestros parientes más cercanos, descendemos de un ancestro común, quizá parecido al sahelanthropus, quien a su vez desciende de los plesiadapiformes, que también son abuelos de los monos (que tienen cola). 
        En segundo lugar, tenemos una idea lineal de la evolución, como si los seres vivos fuéramos pokemón y un organismo se transformara en otro, pero no es así. La evolución se parece más bien a un árbol. A lo largo de millones de años, debido a que los hijos nunca son exactamente iguales  a sus padres, nuevas especies van surgiendo. Algunas se extinguen y otras continúan dejando descendientes. Si una especie se adapta bien, nada impide que siga existiendo hasta nuestros días. Por ejemplo, el pez pulmonado, posible ancestro de los anfibios (y nuestro) hace 350 millones de años, sigue viviendo en la actualidad.

Pregunta tres: ¿por qué no se ha encontrado el “eslabón perdido”?
La idea popular de que existe una sola especie a medio camino entre los simios y los humanos no es un concepto científico.
La evolución es un proceso gradual y existieron muchas formas intermedias entre los primeros primates y los humanos actuales. Constantemente se están haciendo descubrimientos de estos fósiles transicionales, ayudando a completar el panorama de nuestro linaje. Entonces hay muchos eslabones y no, no están perdidos.

Pregunta cuatro: Si la evolución es real ¿Por qué no seguimos evolucionando, a ver?
Da la impresión de que los seres vivos no han cambiado en mucho tiempo, y por eso parece que siempre han sido iguales, que fueron creados así. La verdad es que los organismos en la tierra seguimos evolucionando. Unos cuantos ejemplos de especies que estamos viendo evolucionar frente a nosotros:

  • A causa de la la intensa guerra que se libra contra ellas, las chinches de cama de Nueva York ahora son 250 veces más resistentes a los pesticidas que otras chinches. Muy parecido a lo que sucede con las bacterias que se vuelven cada vez más resistentes a los antibióticos.
  • Un grupo de lagartijas italianas se instaló en Sudáfrica en 1971. En menos de 40 años, y varias generaciones después, cambió la estructura y la fuerza de su mandíbula y muestra adaptaciones en su sistema digestivo.
  • Los elefantes de Zambia, a causa de la cacería por el tráfico de marfil, están evolucionando y ahora superan el 30 por ciento los que, por una mutación genética, no desarrollan colmillos.
  • Por causas similares, los osos polares se están empezando a mezclar con los grizzly. Resultado: una nueva especie: el oso grolar.
  • Los humanos también hemos cambiado. Por ejemplo, originalmente los adultos no podíamos digerir la leche. Debido a una mutación ocurrida hace 3 mil años, ahora muchos humanos adultos son tolerantes a la lactosa, lo que les da una ventaja. También se han descubierto 1800 genes de reciente aparición que propician la resistencia a enfermedades infecciosas como la lepra y la tuberculosis.

Pregunta cinco: ¿Hay que ser ateo para la teoría de la evolución?
Aunque la teoría de la evolución no requiere ningún tipo de intervención divina, entenderla y aceptarla como cierta no te convierte automáticamente en ateo. Piensa en otras explicaciones científicas. Por ejemplo: si eres religioso y te decimos que la lluvia viene de la precipitación del agua de las nubes que se forman de vapor condensado ¿entra en conflicto con tus creencias porque no incluye a ninguna divinidad? La evolución de las especies es un mecanismo natural igual de coherente y bien estudiado, y es aceptado por una variedad de religiones, aduciendo que las escrituras son alegóricas y no deben tomarse como libros de texto científicos. 

Lo más importante es que la teoría de la evolución nos ayuda a entender nuestro origen y cómo se transforma la vida desde una perspectiva científica, a diferencia de las historias mitológicas, que sí tienen valor -desde una perspectiva ética y poética-. ¡Curiosamente!

Producir cada uno de los videos requiere mucho trabajo y recursos. Te invitamos a hacer una contribución mensual por la cantidad que tú desees a través de nuestra página de Patreon. Si eres menor de edad ¡pídeselo a tus papás! ¡Hasta el donativo más pequeño hace una gran diferencia para CuriosaMente! ¡Gracias!¡Ah, y suscríbete!

Comentarios