Curiosamente - Por el placer de aprender

¿Quién inventó la Internet?

Estudio Haini y Traimelo.mx presentan:

¿Quién inventó la Internet?

Miles de personas han contribuido al desarrollo de la llamada “red de redes”, y aunque Bill Gates y Steve Jobs son mencionados frecuentemente, no fueron ellos quienes inventaron el Internet. ¡Apenas eran niños cuando inició todo!

Allá, a mediados del siglo XX, quien pensaba en una computadora sólo podía pensar en enormes cajas del tamaño de habitaciones, llenas de bulbos y que almacenaban información en tarjetas perforadas.

Incluso el genial escritor de ciencia ficción Isaac Asimov, cuando se imaginó un sistema para atender las necesidades de cómputo de todo el mundo, sólo se pudo imaginar a Multivac, una máquina del tamaño de una ciudad: más poder sólo se podía concebir con más tamaño. Pero también se imaginó que a esta computadora se le podían formular preguntas desde terminales en cualquier parte del mundo, en una especie de red global. Aún así, el control de la información estaba centralizado, a diferencia de la actual internet.

Entonces, ¿quién inventó la internet?

El nombre más importante relacionado con el origen del internet seguramente nunca lo habías oído: Joseph Carl Robnett Licklider. Las ideas de este psicólogo y científico de cómputo modelaron todo lo que entendemos hoy como el Internet: una red global, la computación descentralizada, las interfaces gráficas y sobre todo, el libre flujo de información entre organizaciones e individuos, todo en un concepto que llamó la “Red Intergaláctica de Cómputo”.

Estamos en 1958, en plena Guerra Fría: Rusia y Estados Unidos, vencedores de la Segunda Guerra Mundial, pelean por la supremacía mundial, sin balas ni explosiones, pero con la siempre presente amenaza atómica. Los rusos acaban de lanzar el Sputnik, el primer satélite artificial. Como respuesta, Estados Unidos funda la ARPA, Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada del Departamento de Defensa.

Aunque dependía del Departamento de Defensa, la misión de ARPA no era militar: buscaba apoyar a los científicos de las universidades estadounidenses para evitar que les ganaran los rusos. Y además les daba a los investigadores una sorprendente libertad para investigar.

Cuando Licklider fue nombrado encargado de una sección de la ARPA convenció a sus compañeros de que su idea acerca de la “Red Intergaláctica” eran muy importantes. Desde ahí, Ivan Sutherland y Bob Taylor fundaron ARPANET, el ancestro de la actual Internet.

Verás, las computadoras ya se podían conectar entre ellas, enviando y recibiendo datos. Esto forma redes. Pero en los medios tradicionales la información se distribuye a manera de flujo interumpido. Piénsalo como una llamada telefónica en la que las palabras fluyen de manera contínua desde el principio al final de la conversación. Pero al tratarse de datos muy precisos, cualquier pequeño error que ocurra en la transmisión puede descomponer el resto de la información. Imagínatelo como el juego del teléfono descompuesto. Esto limitaba tanto la cantidad de información que se podía transmitir, como el tamaño de las redes.

En los años 60, en laboratorios de Francia, Reino Unido y Estados Unidos se experimentaba con algo llamado “paquetes de red”. En lugar del flujo continuo de datos, en las redes de cómputo se empezaron a usar “paquetes de información” con tamaños bien definidos que, además de la información, tienen “meta información”: una cabecera que contiene datos  para hacer llegar el paquete a su destino, y una cola, que indica el final y el tamaño del paquete y que ayuda a verificar que no haya errores.

En 1982 surge el IP, el Protocolo de Internet, que es como el idioma común que dice cómo se debe empacar, etiquetar y transmitir la información para que las computadoras se entiendan entre ellas. Aunque el término “internetworking”, que significa conectar varias redes en una sola red, ya existía desde los años sesenta, es en este momento en el que la abreviatura “Internet” se vuelve popular.

En ésta época la Internet permitía varios servicios: correo electrónico; transferencia y búsqueda de archivos mediante FTP y “Archie”, respectivamente; el BBS, un sistema de boletines que también permitía juegos en línea (de sólo texto), por ejemplo; y el Gopher, un precursor de la actual Web.

En 1991 surge el segundo nombre relacionado con la Internet actual: el llamado padre de la World Wide Web, Tim Berners-Lee. En esa época, experimentaba con el hipertexto: documentos que, en vez de tener que leerse todos de corrido, presentaban “links”, “enlaces” o “vínculos” que permitían saltar a otras partes de la página, a otros documentos o incluso a archivos de otro tipo. Trabajando desde el CERN en la frontera de Suiza y Francia, decidió combinar el poder de la naciente Internet con la hipertextualidad y dio origen a la Web.  No hay que confundirlas: Internet es el sistema de redes global y la Web es uno de los varios servicios que accedemos a través de Internet, a través de la Web podemos acceder a documentos, imágenes y video, acceder a foros, tiendas electrónicas y redes sociales.

El investigador Carlos Scolari llama a estos procesos “hipermediaciones”, y dice que se distinguen de las mediaciones tradicionales por 5 características únicas:

  • Multimedialidad.
  • Digitalización.
  • Hipertextualidad.
  • Interactividad.
  • Reticularidad.

Los llamados “medios masivos” permitían a unos cuantos privilegiados producir mensajes para que los consumiera un gran público. En la actualidad, todos los que tengan acceso a internet, pueden ser tanto consumidores como productores de mensajes. Tú, por ejemplo, no sólo consumes información, sino que, si eres autor y compartes tus cuentos, ilustraciones, videos o música, te puedes convertir en un “Prosumidor”

¡Curiosamente!

Mira las cosas interesantes que puedes comprar a través de Internet, como esta taza termosensible en la que aparecen las constelaciones ¡wow! ¡Búscala en Traimelo.mx!

Y recuerda: comparte este video, déjanos tus comentarios ¡Y suscríbete!

Comentarios